Un hasta luego a Beto, ángel de los migrantes en Ixtepec


Alberto Donis Rodríguez, guatemalteco.
Este es Alberto Donis, a quien conocí en el 2010. Fue la primera vez que crucé territorio mexicano para contar la historia de lo que es irse mojado. Una de las paradas en el trayecto fue en la Casa Hermanos en el Camino, el albergue que en Ixtepec, Oaxaca, recibe a los migrantes y les da techo y comida.

Beto fue un gran apoyo. Su humilda, colaboración y entrega en su trabajo nos hicieron ver su calidad humana. Los siguientes tres años que regresé a Ixtepec, siempre estuvo atento para darnos el apoyo en nuestras visitas. Era nuestro enlace, la persona que siempre buscaba un espacio para recibirnos y darnos posada en el albergue.

Él también fue un migrante, que en poco tiempo de soñar con llegar a EEUU, decidió quedarse en México y apoyar al Padre Alejandro Solalinde. Lo hizo durante nueve años, hasta que un accidente en Tonala,  Chiapas, cegó su vida.

Desde el 2008 Aministía Internacional, lo reconoció como un defensor de los migrantes, después de ser víctima de los Federales. Sus últimas luchas fue el trabajo que hizo para evitar el cierre de la casa del migrante en Chaguites, estaba en eso, aferrado a que ese albergue siguiera siendo un centro de refugio para los migrantes.

Beto hoy descansa, se convierte en el ángel de los migrantes y desde aquí, desde tierras hondureñas, agradezco a Dios por haberlo conocido. Es una lástima su inesperada partida, pero desde el cielo continuará su misión.

Hasta luego Alberto Donis. Gracias por tu enorme ayuda para los migrantes.


Comentarios

Entradas populares