La nueva Corte Suprema de Justicia en Honduras



Sin duda que el estira y encoge que genera la nominación de los 45 candidatos para la elección que deberá realizar el Congreso Nacional de los 15 mejores que formarán parte de la nueva Corte Suprema de Justicia (CSJ), mantiene a las fuerzas políticas en Honduras en constantes cabildeos, negociaciones bajo la mesa y en expectativa a todos los hondureños.

Hoy más que nunca se espera una elección limpia, donde la comunidad internacional también pone sus ojos. Es sin duda un momento histórico donde no caben los famosos madrugones, ni jugadas chuecas que en el pasado favorecían a los candidatos que eran ungidos por las fuerzas políticas para integrar el Poder Judicial.

Por primera vez la selección de candidatos ha pasado por un colador estricto, con listados que desde la embajada americana llegaron a manos de la Junta Nominadora, donde señalaban a algunos de ellos por sus vínculos con grupos del crimen organizado. Esos señalamientos afectaron el perfil de algunos que quedaron fuera del juego. Otros en cambio son parte de esos 45 nominados. En total el listado que se entregó lo conforman 15 mujeres y 30 hombres, la mayoría funcionarios y ex funcionarios judiciales.

Esa nueva Corte tiene grandes retos, para ellos los temas de extradiciones siguen candentes, donde tendrán que dilucidar las nuevas solicitudes, emitir nuevas órdenes de captura y sobre todo agilizar el reglamento que deje las reglas claras para los futuros procesos. La reelección será otro tema que no escapará para los nuevos magistrados y el Tribunal Supremo Electoral. Hay varios retos que a su vez exigen transparencia, el momento cumbre le tocará a esta Corte para demostrar que la justicia si es ciega y que con su llegada el reordenamiento del sistema de justicia es obligatorio.

Todo coincide en momentos decisivos para un país que quiere ponerle fin a la impunidad que ha cabalgado a sus anchas, a una corrupción desmedida que se volvió la regla de oro para llenar los bolsillos de muchos que sacaron maestría y doctorado para hacer legal lo ilegal. En fin, por la puerta asoman vientos de cambio, ojalá que no sean rachados de manipulaciones ni componendas, sino que los mismos se conviertan en vientos de esperanzas. Ese es nuestro sueño, si, el de cada uno de los hondureños. La hora llegó. Y el primer paso lo darán los diputados, quienes ya hacen apuestas si fulano o mengano pasan el colador y se cuentan entre los 15. Pero ojo señores, aquí el pueblo también los tiene en la mira y si el consenso parece que no cuaja aún en las filas del partido Liberal, donde hay algunos de sus representantes que no han acatado las directrices para hacer oposición, la bancada del Partido Anti Corrupción PAC, ya anuncia que si votará en la elección de la nómina a magistrados.

Mientras vivimos esos días intensos que nos tendrán pegados a las noticias para saber qué ocurre con la nueva corte, el análisis de expedientes de los nominados será esencial y el lunes 25 sin duda, otro nuevo capítulo de la historia se escribirá y ojalá sea escrito con la pluma de transparencia, honestidad y honor. Nos lo merecemos los hondureños.


Comentarios

Entradas populares