Declaraciones que sacuden Honduras


El extenso documento de 91 páginas que resume lo que ocurrió en la audiencia que se desarrolló en el juicio contra Fabio Lobo el pasado 6 de marzo en Nueva York, implica seriamente a políticos, policías, militares y otros personajes, que durante los últimos años estuvieron al servicio de agrupaciones criminales, en este caso al servicio de “Los Cachiros”. El detalle de las operaciones que desde el 2003 al 2013 ejecutó esta red en el Atlántico hondureño traficando cocaína, muestra como eran tan permeables las instituciones estatales, como las personas se vincularon en las actividades ilícitas, así como la ruta de la droga, las coimas que daban a sus peones y no se quedó en un simple chisme de pasillo, de esos a los que estamos acostumbrados en Honduras, porque esta agrupación jugó con balón adelantado y presentó en la Corte evidencias de esas reuniones que ahora son las que tambalean a los señalados.
Desde enero del 2015 que se dio de forma secreta la entrega de los hermanos Javier y Devis Leonel Rivera Maradiaga a las autoridades estadounidenses, se percibía que tras su entrega vendrían señalamientos. Como dicen por ahí se complementaría la operación Honduras Canta para ir destapando esa olla que solo demuestra que autoridades y políticos cedieron a la tentación del dinero y se confabularon para ser parte de la estructura de los traficantes. Estas declaraciones que Devis rindió ante la Corte surgen apenas a seis días de un proceso electoral interno, donde se definen los representantes de tres partidos políticos que medirán fuerzas en el proceso general de noviembre. Sin duda que para ese entonces, el escenario será más complejo y con los elementos que vayan surgiendo en los juicios que se ventilan en Estados Unidos contra extraditados, todo puede suceder e impactar aún más en las estructuras de los partidos políticos e instituciones estatales que son y seguirán siendo señalados en estos procesos por los extraditados.
Esto es como la bola de nieve que rueda y rueda y que al final se hace tan grande que sentimos el impacto de las acciones de aquellos por los que votamos y creímos merecían de nuestra confianza. Es la crónica de la muerte anunciada que creíamos que nunca ocurriría o que tomarían fuerza de aquellos “rumores” que se comentaban en los pueblos, aldeas o ciudades donde la fama de las operaciones de los grupos criminales iba en aumento. Tenía que ser un gobierno extranjero el que nos venga a dar el diagnóstico de una realidad que evadíamos, de síntomas que a toda legua alertaban de cómo la intromisión de los grupos criminales tocaba altas estructuras y con ella sus operaciones llevaban el sello de tolerancia para dejar hacer, dejar pasar. Sin duda que este caso nos deja lecciones a todos, porque de lo malo también se aprende y -¡vaya, cómo se aprende!.

La lección que da Devis Leonel es que para ellos nadie era “fiable”, que se adelantaron a cualquier jugada antes de convertirse en una cifra más de la violencia en el país. De todos los grupos ellos entablaron comunicaciones con la DEA porque ante caer en deshonor, era mejor con dignidad. En el caso de Devis Leonel no aparece registrado en el sistema Pacer, que es el que registra criminales y determina la prisión en la que están. No así su hermano, Javier Eriberto Rivera Maradiaga que está recluído en la prisión de Brooklyn MDC bajo el registro 07317-104. Esto como bien lo detalla el documento responde a que Devis Leonel es el testigo protegido propuesto por el Gobierno Estadounidense en el juicio que se sigue contra Fabio Lobo.
No queda duda que los norteamericanos saben quienes son los narcos en nuestros países y saben bien tanto a nivel político como criminal, policial o militar quienes se han involucrado en estas estructuras. Para ellos fue fácil contactar a uno de los grandes de los grupos, como los Cachiro y hacerles una oferta de reducción de condena y otros beneficios para que les corroborarán la información que manejaban, ampliarla o dar nuevos elementos. Al recolectar todas las evidencias presentan a un testigo que les lleva hasta los hilos de los involucrados. Para ello pasaron casi cuatro años, como bien lo dijo Devis Leonel, “Desde el 2013, entramos en negociaciones con la DEA”, y esto supone entonces que para la justicia gringa el caso se vuelve complejo y no queda solo en señalamientos. El Juez definirá la consistencia de la información presentada, de cada una de las evidencias y desvirtuará o confirmará si pesa la información sobre cada involucrado y en caso de pesar esos señalamientos sin duda que serán solicitados en extradición, que es la receta que dan para aquellos que salen como vinculados en ilícitos.

 

Pero ojo, también las declaraciones de Devis Leonel nos dejan a flote como se cocinó el asesinato del Zar Antidrogas Julián Arístides González, donde según lo expresado por él mismo asegura que fue un crimen planeado por la cúpula criminal, donde no solo fue la estructura del Atlántico, sino que en ella interactuaron otros cabecillas del narco para dictar la sentencia de muerte para un hombre que amaba Honduras, para un hombre que estaba comprometido en librar la batalla. Y la dió, pese a que sabía que esa lucha implicaba luchar contra un sistema y pese a todas esas limitaciones, luchó y murió como buen soldado, cumpliendo su deber, tratando de cambiar la historia. Esa muerte pesa,  y pesa aún más porque como bien lo dice Devis Leonel fue ejecutado por uniformados. Entonces, este destape nos deja ante un escándalo mayúsculo que requiere que el país le de un seguimiento, que se establezcan líneas para que no se repitan historias de dolor, que se escriba un nuevo libro que saque la cara buena de un país donde la mayoría quiere sentirse seguro, donde la mayoría quiere confiar en sus autoridades. El Ministerio Público y la Maccih como bien lo han dicho enfrentan la prueba de fuego, es un caso que marcará el rumbo del país, que incidirá fuertemente en el devenir de la institucionalidad hondureña y dejará huella en los nuevos políticos, en las autoridades para que demuestren que más corrupción no es posible en Honduras. Sin duda que esta historia continuará y nos dejará nuevos escenarios, personajes y quizás hasta asombros.

Comentarios

Entradas populares