Soplan los vientos en Honduras

La incertidumbre se apodera de los hondureños. Las últimas acciones que Estados Unidos  emprendió contra empresarios desestabiliza a la cúpula empresarial del país y con ella a miles de hondureños y hondureñas que se sostienen de las muchas empresas que fueron señaladas y sancionadas por el Departamento del Tesoro, como grupos vinculados al lavado de activos.
Esta semana no cabe duda que será crucial, sobre todo porque se comenzará a ver el juego de piezas que tanto dentro como fuera del país se tejerán para tocar los vínculos que en su momento establecieron sin mucho problema los carteles criminales que coptaron todas las estructuras de poder y decisión en Honduras.
Impunidad versus corrupción. Esos son los dos males que como cáncer se esparcieron en todos los niveles y esa invasión de ese mal ahora pega, cala y afecta a gente que solamente buscaba ganarse el pan de cada día. Gente que se ubicó en las empresas sin imaginar si la fuente de sus ingresos provenía de fondos ilícitos. Me preguntaba un amigo que radica en el extranjero - ¿Cómo se visualiza la situación en el país con los golpes que se están dando?- Y me quedé pensando en esos hondureños que desde este sábado llegaron a las pocas sucursales bancarias que se abrieron para retirar los fondos de uno de los bancos que fueron señalados. Por más comunicados de uno u otro bando, de comisiones interventoras y de opiniones ajenas, la gente perdió la confianza. Eso me obligó a responderle que simplemente la nube de incertidumbre acecha y que es el momento de decisiones sabias para no crear más desesperanza en un país que merece mejor suerte.
Lo que pasa en Honduras es como cuando el semáforo dispara las luces y te pone la luz amarilla, esa luz estaba disparada desde hace largo tiempo, quizá me atrevo a decir que hubo momentos que llegamos sin darnos cuenta a la luz roja. En los actuales momentos hay que tener mucho OJO y meditar los acontecimientos. La preocupación de mi amigo es válida, la situación que vive el país atrae la atención de varios medios, analistas e inversionistas. Se viene luchando por cambiar la imagen de un país sacudido por la violencia, una tarea que no ha resultado fácil para los Gobiernos, pero parece que la gotita va haciendo efecto. Pero, en lo que no habíamos reparado, o quizás si, pero como sentíamos que estábamos en el país donde no pasa nada, no nos imaginamos el impacto de las acciones que para combatir la corrupción desmedida, se han tomado desde las tierras del tío Sam.
Aquí más allá de los siete mil millones desfalcados al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), que es una historia que aún no termina de escribirse y donde faltan varios que paguen por el robo descarado de esos fondos, hay otros temas que imagino saldrán a luz y van a escandalizar. La Corte Surprema de Justicia debe hacer lo propio, escribir con buena letra su historia de "justicia", para sacudirse esos años de sometimiento al infiltrarse los grupos que neutralizaron y controlaron todo el sistema de justicia. Hoy es la Corte en Estados Unidos, de los Distritos de La Florida, Virginia y Nueva York que vienen a dar cátedra de lo que hay que hacer. Son esas Cortes las que al final de cuentas determinarán los fundamentos que tienen para las acusaciones vertidas. El capítulo de estas transformaciones que vive el país apenas comienza, forzados o no, pero para estas instituciones había que hacer algo por frenar el avance de las estructuras que corrompieron el país. Y como bien otro amigo me escribió hoy en la mañana, "Ni modo, hay que corregir lo que está malo". 
Veremos en esa tarea de correcciones cuántos pagan el precio. Mientras a seguir observando el partido, a orar a Dios porque esas comisiones no dejen en la calle a miles de familias y que el Gobierno presente opciones para que no se resquebraje la economía que es el pilar fundamental para que esos arrancones de desarrollo, no sean otros de los proyectos, de esos que en el país nos tienen tan acostumbrados. Todos expectantes, pero más que expectantes, pidiendo a Dios por un país que es digno de contar con instituciones confiables y con garantías que nos permitan a los hondureños tener "calidad de vida"

Comentarios

Entradas populares